La educación es la palanca de cambio que debe liderar la transformación de la sociedad en la que vivimos. Y para que funcione como esa fuerza motriz de cambio, debe adaptarse a un mundo en constante evolución y encarar los nuevos retos sociales, culturales, tecnológicos y económicos a los que este se enfrenta. Por eso hablamos hoy de transformación educativa, un camino en construcción hacia la educación del futuro y del cambio al que la Fundación Princesa de Girona se suma con una estrategia singular: formar, reunir y premiar a la nueva generación de docentes que debe liderar esa transformación.

Tras años de experiencia en el desarrollo profesional y personal de jóvenes con talento, convertidos hoy en referentes de otros jóvenes, y en la formación de docentes en competencias educativas innovadoras destinadas a fomentar el emprendimiento desde el aula, la Fundación quiere cimentar ahora la transformación educativa en la búsqueda de modelos que devuelvan la pasión por aprender y enseñar, que sirvan de guía a las personas para ser mejores, más solidarias y más críticas y que induzcan una construcción social alejada de paradigmas ya obsoletos.

Con esta idea, la Fundación trabaja en tres líneas de acción:

Generación Docentes. Un programa de formación, prácticas e iniciación profesional para jóvenes estudiantes de Educación Infantil o Primaria que se realiza en escuelas rurales, para que aprendan a enseñar de otra manera y a cultivar el espíritu crítico.

Expediciones Pedagógicas. Viajes de reaprendizaje y de intercambio educativo para acercar a profesores en ejercicio modelos de enseñanza que destacan por su excelencia e innovación.

Premio Escuela del Año. Reconocimiento nacional a una forma de enseñar volcada en impulsar el talento, las cualidades personales y los valores que conducen a una sociedad más justa y a un mundo mejor.